Dragon Ball “Super” Decepción

dbs_04_00Cuando ya contábamos dos décadas desde que acabaran en la pequeña pantalla las aventuras de Son Goku y compañía, cosa que no sucedía en otros mundos, como los videojuegos he incluso la gran pantalla… Volvía la alegría, la ilusión, y la esperanza a tantísima gente que nos “criamos” compartiendo las tardes con estos personajes que hacían la semana más llevadera… Tras el fiasco de “Dragon Ball GT” que casi nos jode la infancia, llegaba ahora “Dragon Ball Super” con la promesa de enmendar los males del pasado…

Advierto de antemano que se me va a calentar la boca, con este tema, porque me toca muy, muy, muy de cerca, así que malas palabras las va ha haber, que cada cual juzgue si están bien justificadas. Reitero que esta es mi opinión, tenéis los comentarios para la vuestra.

Vamos a desmenuzar esto desde el principio, y poco, a poco. Tal vez no lo sabias o nunca te habías puesto a pensar en esto, pero para hacer un capítulo de Dragon Ball se necesitaba de mucha gente, entre 200 y 300 personas tenían que trabajar en un solo capitulo. Normalmente desde que se comenzaba con la producción hasta la emisión se tardaba aproximadamente unos 4 meses. Los artistas se iban rotando por equipos de un capitulo a otro, lo que significa que cada capítulo que ves fue hecho por distintas personas, en pocas palabras, no siempre fue la misma persona la que dibujo a los personajes durante toda la serie, incluso en ocasiones se ve un cambio en el diseño de los personajes.

Aunque ahora, gracias a la evolución digital, el número de personas que se necesitan por capitulo ha disminuido, de necesitar 200, 300 personas, ahora solamente se necesitan 100, lo cual sigue siendo un gran número. Toriyama realmente no estaba en contacto con los distintos dibujantes, pero él siempre estaba revisando que el trabajo y la creación de nuevos personajes fuera correcta.

Vamos a empezar por la ilustración de lo conocido. A continuación podrás ver los distintos estilos que tenían los diferentes dibujantes que se iban turnando el trabajo, veamos si notáis alguna diferencia:

dbs_04_20 dbs_04_10dbs_04_21dbs_04_09dbs_04_08dbs_04_14dbs_04_19dbs_04_18dbs_04_12 dbs_04_07dbs_04_05dbs_04_11dbs_04_04dbs_04_15dbs_04_16dbs_04_13dbs_04_17 dbs_04_06

Como habéis podido comprobar en esta pequeña muestra “Dragon Ball Z” fue dibujada, por multitud de artistas, y cada cual le daba su toque a la serie (en mi opinión, a veces se pasaban dando el toque personal), algunos nos podrán gustar más o menos, personalmente me fascina el arte de Minoru Maeda, creador en mi opinión, de los mejores fotogramas que ha visto la serie. Por otro lado, entre toda la gente de los múltiples estudios que se encargaron de la realización de “Dragon Ball” y “Dragon Ball Z” (Studio Cockpit, Studio Live, Last House…) entre otros…

También había gente a la que no me tiembla el pulso al calificar de “MANCOS“, artistas, cuyo arte es absolutamente inexistente… Gente de una torpeza artística carcajeable, que nos dejaron fotogramas, como los que podéis ver a continuación:

dbs_04_23 dbs_04_24 dbs_04_27 dbs_04_28 dbs_04_25 dbs_04_26

Estos fotogramas con los que habréis echado unas risas, pese a que nos duelan los ojos, puedo incluso llegar a disculparlos, ¿COMO? muy sencillo, vamos a partir de la base de que estas míticas series “Dragon Ball” y “Dragon Ball Z”, fueron realizadas para resolución SD, aquella baja resolución, de cuando todos teníamos nuestras teles de tubo, de 320×240 y de cuando las emisiones de TV se grababan en VHS… Otro detalle importantísimo, acerca de estos fotogramas mal realizados, es que se utilizaban principalmente y casi en exclusiva, para escenas de relleno (Aquellas que no aparecen en el manga original) o para escenas repetidas, que ya habían aparecido con anterioridad (Cosa por la que siempre me pregunto ¿porque redibujarlo mal, en lugar de copiar la escena buena? ¿Es porque pertenece a otro estudio?).
En cualquier caso, estos fotogramas, a comparación de los que os mostrare a continuación, resultan asta graciosos. Estas “obras maestras” por desgracia, no son exclusivas del universo de “Dragon Ball”, esto ocurre en todas las series… Una a la que conocéis bastante bien, One Piece:

dbs_04_22
Actualmente, bajo presupuesto ajustado por “Toei Animation”, es el Studio Ghibli el encargado de “Dragon Ball Super”. En plena era de la “Alta definición”, en la que ya escuchamos nombres como “4K” y “8K”, el esperpento que os adjunto a continuación, son imágenes, todas ellas, pertenecientes al capítulo 5 de esta nueva serie de “Dragon Ball”.

¿Por qué solamente del capítulo 5?, fotogramas de esperpento hay en todos los capítulos, pero que el pequeño recopilatorio que veréis a continuación, pertenezcan en exclusiva a este, es especialmente sangrante, debido a que el quinto capítulo nos trae el primer enfrentamiento entre Son Goku y Bills. Escenas que no creo que puedan ser calificadas de relleno, a no ser que califiquemos así toda la serie entera…

Aunque los siguientes fotogramas y fragmentos de los mismos, resulten absolutamente decepcionantes, y solamente os den ganas de perforaros las corneas con hierros al rojo vivo… haced un esfuerzo y fijaos un poco en los detalles, o mejor dicho en la ausencia de detalles, en las deformidades horrendas, y demás atrocidades.

dbs_04_29Poker Face

dbs_04_30Deformidades

dbs_04_31Abominación

dbs_04_32Esperpentos

dbs_04_33Mierda

dbs_04_35Desproporción

dbs_04_36Porquería

dbs_04_37¿Cloud?

dbs_04_39Goku MONGER

dbs_04_40Deformer

dbs_04_41Expresionismo

dbs_04_42Drag Queen

dbs_04_43Meme

dbs_04_44Goku Barroco

dbs_04_45Patético

dbs_04_46Mirilla Sucia

dbs_04_47Espanto

dbs_04_48Parvulitos

dbs_04_34Manco en esencia pura

¿20 años esperando para esta mierda de regreso decepcionante? ¿Cuál ha sido el error? ¿A quién hay que echar a la hoguera? ¿A quién hay que colgar de los cojones? ¿A quién hay que desollar vivo?

Todos sabemos que para nosotros la serie es mucho más que unos dibujos animados, es algo que llevamos en el corazón, es algo que nos acompañara por el resto de nuestras vidas, pero por otra parte para “Toei” es un negocio… Es un producto que fabricar y vender… Pero semejante producto de mierda es como una patada en los cojones. ¿Qué les pasa por las cabezas de chorlito, porta sombreros, a estos individuos desarrapados de Toei? ¡¡¡Esta no es una serie nueva y por tanto desconocida, con la que te la juegas!!! Es un hito en la memoria de infinidad de fans de todo el mundo!
Debido a lo mundialmente famosa que se hizo desde el primer momento Dragon Ball en su momento, Goku llego a ser la “imagen” de Japón, llegar a cualquier estación, y encontrarte con un cartel gigante desde el que Son Goku, saludaba a los visitantes recién llegados…

No hay excusa posible por la que los malnacidos de Toei, debieran salvarse del empalamiento, más que merecido. Si como vi en una peli, la gente dispusiera de 24h de impunidad ante la ley para hacer lo que quisieran, estos drogadictos miserables, ya se podrían echar a temblar porque una tromba de fans encolerizados, celebrarían alrededor de sus oficinas en llamas, el hecho de quemarlos vivos en su interior, no sin antes despellejarlos tira a tira, cortándoles el cuero con las hojas de papel de los bocetos de la serie.

Estos cuatreros, energumenos, peleles, folla gallinas, ejarramantas, perturbados, abrazafarolas, palurdos, alfeñiques, piojosos, mendrugos, barriobajeros, lerdos, cafres, zopencos, bebecharcos, tontacos, pedorros, cantamañanas, mamelucos, bellacos, caraculos, gorrinos, majaderos, cretinos, meapilas, etc… etc… etc… Aunque parezca mentira han recibido algo de apollo tambien, alguien ha dicho que esto es comprensible (un puto gabacho de mierda tenía que ser…) alegando que es problema de bajos sueldos en los estudios de animación Japoneses. Pues que los hijos de puta de Toei, paguen más!!! Coño!!! Ojo a la interpretación de un fotograma que hace un fan de “Dragon Ball” acerca de lo que es, y lo que esperaba de “Dragon Ball Super”:

dbs_04_49

Pero esperad que esto no acaba aquí, porque según he podido leer, hay varios posibles motivos de semejantes aberraciones visuales, el lamentable estado actual de la industria Japonesa de la animación (lo que decía el gabacho, que los estudios Japoneses de animación son pequeñas compañías, de las cuales muchos trabajadores son “Freelancers”). Aunque en cuanto a lo último que has leído, yo creo que estas pequeñas compañías lo que contratan, son gente que ha estado en la guerra, y que ha vuelto con brazos amputados, o hasta la cabeza amputada…
Y lo que podría ser aún peor… Que podría estar ¡¡¡echo a postas!!! Que el hecho de incluir esta animación lamentablemente pésima, sería un reclamo, para luego vender la correcta en las versiones comerciales del BlueRay, para conseguir altas ventas a un mayor precio (cosa que ya han hecho con algunas series…). Os incluyo unos ejemplos:

dbs_04_03 dbs_04_02 dbs_04_01

Vamos ahora con la parte de guion, lo que es la historia en sí, advierto de antemano que no la he visto completamente, porque esperaba a tener unos cuantos capítulos disponibles (odio ver series a un capitulo por semana), por lo que no la he visto en detalle, pero si he visto por encima lo suficiente como para escribir lo siguiente. Como much@s de vosotr@s, pasé mañanas y tardes atendiendo a las aventuras de Goku, Vegeta y compañía. Lo que sucedía en pantalla y lo épico de los combates me hacía ver con buenos ojos que situaciones que podrían resolverse en cinco minutos llevaran media docena de capítulos.
Ahora, casi veinte años después, me encuentro viendo Dragon Ball Super con cierta emoción. Es algo extraño debido a que todo lo que ha salido bajo el amparo de dicha marca tras el fin de Dragon Ball Z ha terminado siendo un auténtico despropósito cuyo único fin parecía no ser otro que el de ensuciar el legado de Akira Toriyama.

La continuidad

Venimos de ver, “La Batalla de los Dioses” y, ya casi “La Resurrección de Freezer”. Con ver los primeros episodios de “Dragon Ball Super” tendréis un Dejavu, puesto que es casi al milímetro, el guion de la mencionada “La Batalla de los Dioses” ¿Seguirá estando en peligro la Tierra por que Bills no pueda probar un pudding? y después, supuestamente, hará lo mismo con “La Resurrección de Freezer”… ¿Que quedará de los 100 capítulos para novedades? mal augurio para todo aquel que esperaba una serie sin paja y que fuera al grano.

El concepto

Tras villanos de la talla de Freezer, Cell y Buu (todos con múltiples transformaciones, a cada cual más impactante y amenazadora) llega Bills. Señores, el enemigo más poderoso de todos los universos conocidos (que no son pocos) es un gato pelado con ropajes traídos del mismo Egipto que se echa siestas de cientos de años y, según dicten sus papilas gustativas, puede arrasar con todo un planeta con solo mover un dedo. Literalmente.
Esto, en principio, me parecía muy original, para la película, pero pensándolo a posteriori… ¿Qué queda por ver en Dragon Ball Super? Si Bills ya es el sumun, ¿Hasta dónde tendrán que buscar para ofrecernos un rival digno después de Bills? ¿Tendrá justificación su aparición?

La serie en sí, también tendrá cosillas que no se yo… Sinceramente, no me desagrada, pero tampoco me acaba del todo un color tan azulado… Para la nueva transformación… el Rojo mostrado en “La Batalla de los Dioses” y lo delgado que se vuelve Goku, son dos cosillas, que si me agradan, el rojo, porque a todos nos retrae al “L´Atac d’en Kaito” (Kaioken) y la delgadez, es un guiño al nuevo estilo de dibujo del tito Toriyama.
La que es una de las marcas con más solera y reputación de la historia del anime y el manga volvía casi 20 años después con un primer episodio (que si e visto en detalle) totalmente falto de mimo: animación pésima, diseños sumamente mejorables y, en general, una desgana incomprensible; en el mismo opening, escena que se va a ver en las decenas de capítulos emitidos, encontramos escenas sumamente mejorables en todos los aspectos. Se cuentan por decenas las series con menos recursos y potencial con una identidad visual muchísimo más destacable.

El enfoque

Los que disfrutaron de Dragon Ball y Dragon Ball Z en su etapa de emisión original rondarán hoy día la treintena y/o más. Es evidente que buscar la atención de aquel público no parecía la mejor estrategia de marketing pero de ahí a presentar un shonen sumamente pueril. Un enfoque que ni Dragon Ball Z (ni Kai, evidentemente) tuvieron jamás y que puede recordar más a la etapa inicial de Dragon Ball. Pero, evidentemente, no es igual ver hacer chiquillerías a un niño rebelde que al hombre más fuerte de la galaxia.
Sí, ciertos capítulos de DBZ presentaban situaciones cotidianas llevadas al absurdo a modo de desahogo en la trama principal (Piccolo y Goku sacándose el carné de conducir, por ejemplo) pero, si mi memoria no falla, nada como ver al grupo haciendo el ridículo jugando al bingo o a Vegeta enfadado en unas vacaciones familiares veraniegas. Tras varios capítulos, Dragon Ball Super puede considerarse una sitcom protagonizada por Goku, Vegetta, Bulma y compañía. Y eso no es lo que cabría esperar de un proyecto como este.

De nuevo, pues, se está siendo incoherente con lo tradicional y lo reciente, todo al mismo tiempo. Una Pan que ni siquiera parece existir, un Vegeta que parece ser el que era después de convertirse en un cobarde caricaturesco en La Batalla de los Dioses o unos Trunks y Goten más infantiles si cabe de lo visto en el último tramo de Dragon Ball Z. Se ha cambiado mucho y no necesariamente para bien.
Quizá nos estamos tomando demasiado en serio lo que, parece, ha nacido con el objetivo de ser un entretenimiento para los pequeños de la casa. Los niveles de audiencia y de atención generados parecen darle la razón a una Toei que ha decidido ignorar a todo aquel que creció y se emocionó con la epopeya de Goku y compañía. Y supongo que son todos esos recuerdos de la infancia los que nos hacen albergar un halo de esperanza, esperando que algo de lo mucho que se hace mal mejore en próximos capítulos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *